Artículo: "El Transantiago y La Participación Ciudadana"

Artículo

El Transantiago y La Participación Ciudadana

“Artículo 70.- Cada órgano de la Administración del Estado deberá establecer las modalidades formales y específicas de participación que tendrán las personas y organizaciones en el ámbito de su competencia.”
Ley 20.500 sobre Asociaciones y Participación Ciudadana en la Gestión Pública


Han pasado ya 3 años desde la publicación de la Ley 20.500 sobre Asociaciones y participación Ciudadana en la Gestión Pública y es poco lo que se ha avanzado en implementar el espíritu de esta norma sobre las vecinas y vecinos de cada barrio de esta ciudad y del resto de las ciudades y pueblos de nuestro país.

Se podría decir que el cambio que implica pasar de la exclusión total e intencionada de los Chilenos y Chilenas de las decisiones políticas, económicas, urbanas y del resto de los ámbitos de la vida, a una sociedad en la que primero se escucha a los directamente involucrados y luego se decide con el acuerdo de los consultados, es una empresa de gran magnitud. Pero más parece, por el cumulo de ejemplos en los que los agentes del estado, en complicidad con las empresas normalmente monopólicas, hacen y dicen lo que mejor les parece o lo que mejor les beneficia, que la 20.500 cabe más en el viejo “gatopardismo”, es decir: Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie.

Para muestra un botón.
A finales del mes de diciembre del 2013, los vecinos usuarios del Transantiago, del sector de Jardín Alto en la comuna de la Florida, comenzaron a recibir al abordar los buses E03 (y su variante E03v que nadie supo realmente de que servía) o los buses de la línea E07, panfletos, dípticos y regalos (mapas del Transantiago) anunciando el fin del recorrido E07 y su reemplazo por un nuevo recorrido 322. Así, sin más trámite ni explicación este recorrido, antiguo como el mismo sistema de transporte, un poco enredado por los lugares por los que pasaba, desparecería del barrio. En su reemplazo, una nueva línea con terminal en Bellavista de la Florida haría su estreno en la comunidad de este sector de La Florida.

Mediante una consulta por transparencia al Ministerio de Transporte (MTT) nos pudimos enterar de las razones técnicas de la decisión tomada por el operador licitado para este sector (Buses Vule SA) y ratificadas por la Dirección de Transporte Público Metropolitano (dependiente del ministerio), las que, en resumen, respondía a la petición de vecinos (sin indicar cuantos ni como) por las molestias que ocasionaba el terminal del recorrido E07 en el sector de la calle Carlos Luis González y a la evaluación del número de usuarios afectados por el cambio que se estaba implementando. Ante la consulta de quien o que organizaciones del sector habían participado en el análisis del problema planteado y la solución, la respuesta fue un detalle de las actividades de información que se habían efectuado para mitigar los efectos del cambio.

Entonces, volviendo a la 20.500, ¿cuál es rol de los ciudadanos en los problemas de su sector de habitación? ¿A quién escucha el Estado cuando toma una decisión que impacta en la vida diaria de las personas? ¿De qué sirve elegir una Junta de Vecinos, si cuando es necesario escuchar la opinión de los mismos estas no son convocadas?

Para el tema que nos convoca, el transporte público, parece que las respuestas no van en la dirección del espíritu de la ley. El Ministerio de Transporte no entiende la necesidad de que sean los ciudadanos y ciudadanas los que decidan sobre la mejor forma de construir el espacio en el que habitan y en particular resolver de la mejor manera los importantes problemas que el transporte público les acarrea.

Si hubieran consultado a las organizaciones del sector se habrían enterado de que el problema no estaba en el recorrido de la E07, el que, con mucha lentitud hay que decir, les permitía llegar hasta la estación de Metro Vicente Valdez, lugar donde en las horas punta es posible abordar un metro hacia el centro de Santiago o hacia la zona oriente, si no que estaba en la frecuencia de los buses y la capacidad de los mismos (en hora punta el recorrido E03 mantiene buses con capacidad para 40 pasajeros). Habrían podido enterarse también que el mayor problema es que la capacidad de las calles por las que se sale de este sector está copada por una inmensa cantidad de automóviles, en los que con suerte viaja un adulto y un escolar, y habrían podido apoyar medidas de planificación vial con la Municipalidad de La Florida, que descongestionaran los accesos al Metro. También habrían podido conocer de la gran cantidad de vecinos ciclistas que hacen el trayecto hasta una estación de Metro para los que solo hay un estacionamiento en el sector.

De eso se perdió el MTT, o más bien eso es lo que no pudo o no le interesó ver, probablemente por estar amarrado por los nuevos contratos firmados con los operadores del Transantiago.
Los problemas de la ciudad y del transporte deben ser abordados en conjunto con las organizaciones sociales de cada sector. Es necesario modificar la forma en la que se toman las decisiones y la manera en la que es posible incidir en las soluciones propuestas. Involucrar a la ciudadanía, respetar su opinión, consultar antes de decidir, es parte esencial del cambio al que aspiran las chilenas y chilenos y que se ha expreso de diversas formas en estos últimos 3 años. Los problemas que un cambio de este tipo puedan acarrear a un Estado acostumbrado a decidir por nosotros, son el precio que se debe pagar por décadas de autoritarismo e imposición sobre la base de la ignorancia de los afectados.

En este sentido, y aquí conocerán el desenlace posible de esta imposición, Las organizaciones del sector se han puesto en alerta y, en cabildo abierto en el que han participado todas las Juntas de Vecinos del sector además de comités de adelanto y otras organizaciones, se ha resuelto solicitar o más bien exigir, al Ministerio la reposición del recorrido E07, el aumento de la frecuencia y la eliminación del terminal en calle Carlos Luis González. En carta al ministro, se da cuenta de que un solo vecino presentó una queja por el terminal en el sector y que el resto de las solicitudes jamás pidieron el fin de este recorrido. Prueba de esta situación es que el nuevo recorrido 322 fue modificado una semana después de su puesta en operaciones (opera con 5 buses para no menos de 3000 usuarios estimados por el propio MTT) y ahora vuelve a pasar por el sector que abandonó el Ministerio.

Mario Insunza
Asamblea Ciudadana No a La Autopista por Avenida La Florida
Coalición por un Transporte Justo

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License