Transantiago: El desastre inicial
transantiago.jpg

Sí, hubo gente que anticipó, y sin ser magos, que el sistema iba a ser malo. Aquí hay un sitio web producido en 2006, antes del inicio del sistema, y que explica por qué era posible saber que sería decepcionante.

La gente que trabajaba en el proyecto sabía de las graves falencias, y los estudios ingenieriles anticipaban problemas. Eso no era misterio para ellos, pero el ocultamiento hizo que fuera sorpresa para todo el resto de nosotros.

Para quienes quieran convertirse en expertos del Transantiago, he aquí la fuente de todo conocimiento:

  • El año 2001 se implementaron las llamadas Medidas Inmediatas del PTUS, que crearon las Vías Exclusivas (calles normales que en ciertos horarios solo permiten la circulación de transporte colectivo) y las Vías Reversibles, que generaron ahorros tan fuertes de tiempos que se volvieron medidas permanentes hasta el día de hoy. Las Medidas Inmediatas fueron producto de la notablemente exitosa "Red Vial de Emergencia" del año 2000, nacida producto de episodios serios de contaminación. Hoy por hoy ya nadie recuerda lo potente que fueron las Medidas Inmediatas, y por lo tanto lo mucho que se podía ganar con medidas de bajo costo y rápida implementación. Nuestra obsesión actual con proyectos muy caros y que duran años en materializarse, nos ha nublado el juicio.
  • Para 2004 el PTUS había sido tirado por la borda por falta de voluntad política. El único programa superviviente fue la modernización de los buses, que entonces pasó a llamarse Transantiago. El gobierno produjo un único documento que describió el proyecto Transantiago: Prospecto de inversión. Lo más interesante de este documento es lo que NO dice (por ejemplo, no hay promesas de reducción de tiempos de viaje). Pero también cosas que sí dice permitían entender que el proyecto era bastante pobre; por ejemplo, las cifras del documento muestran que la flota que se pretendía modernizar era minoritaria. A nadie debería haberle sorprendido por tanto que hubiese muchos buses "enchulados" cuando comenzó el Transantiago, pues eso era exactamente lo que el gobierno había prometido. Pero la ciudadanía sí se sorprendió porque la prensa nunca difundió el proyecto con cifras en serio, como la de este documento, contentándose con repetir sin pensar lo que los políticos decían.
  • La Comisión Investigadora y la Alianza no fueron capaces de analizar informes técnicos de ingeniería que recibieron durante la investigación, pues el Parlamento, como sabemos, no es muy sofisticado…. Por eso el informe que tuvo el mayor impacto mediático no fue ninguno de esos dos, sino el preparado por un grupo de ingenieros de transporte independientes. Ellos encontraron, por ejemplo, que las proyecciones que el gobierno tenía en sus informes de ingeniería eran que el sistema iba a estar sobresaturado. Incluso se habían hecho cálculos asumiendo que en los buses cabían más personas que su capacidad. Lee más sobre lo que los técnicos dijeron antes de que se implementara el sistema.
  • Cuando el desastre llegaba a su punto más alto, el Ministro de Transporte Sergio Espejo fue cambiado por René Cortazar, quien a la larga logró estabilizar el sistema en la mediocridad. Una de las primeras medidas de Cortázar fue convocar a un grupo de expertos top en transporte y pedirles que definieran cómo arreglar el Transantiago. Ni Cortázar ni ninguno de los ministros siguientes siguió las recomendaciones, por increíble que parezca… Sin duda una de las buenas razones de por qué el Transantiago está estancado. Descarga y entérate de lo que dijeron los expertos
  • El ministro René Cortázar sacó a Transantiago de su horrenda crisis a punta de meter más buses al sistema. En el tiempo de las micros amarillas había unos 8 mil buses; al iniciarse Transantiago unos 4 mil; y al terminar su operación salvataje, unos 6500. Ese proceso de salvataje logró sacarnos del desastre y llegar a la mediocridad. Pero de ahí nunca más seguimos subiendo. La razón es simple: no ha existido desde entonces un proyecto de mejoramiento. El Transantiago quedó estancado.
  • La medida de emergencia más conocida y que se volvió casi permanente fue el Subsidio al Transantiago (con un aporte equivalente para las regiones), lo cual requirió una ley. Es extremadamente importante entender que dicha ley indica que el dinero sólo se puede gastar en subsidiar la tarifa, es decir, hace que los usuarios paguen un pasaje más bajo. Ni un solo peso del dinero se puede usar para mejorar el sistema (construir corredores, etc). Esto ha resultado fatal: el Transantiago recibe mucha plata pero para seguir siendo igual, meramente con una tarifa más baja. Las mejoras al sistema dependen de que el gobierno quiera destinar recursos adicionales, cosa que hasta ahora no ha querido hacer.
  • Junto con la ley de subsidio nació el "Panel de Expertos", un grupo de personas cuya misión es determinar las tarifas del sistema, supuestamente para que el Ministerio de Transporte no se arrancara con los tarros. La pega del Panel es terriblemente simple: deben mirar las proyecciones de ingresos (suma de BIPs y subsidio) y de costos, y si no calzan, ajustar las tarifas. Realmente no tienen poder alguno pues son esclavos de las proyecciones, las cuales no controlan de ninguna manera.
Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License