Trazados de Autopistas: A punta de Decretos Supremos
El Plan Regulador de tu comuna define qué puede y no puede construirse en ella. Define, entre otras cosas, cuál es la vialidad existente y proyectada. (nota: la Ley General de Urbanismo y Construcción norma la confección y modificación de los Planes Reguladores)
plano_regulador.jpg

Cambiar un Plan Regulador es difícil. Pregúntale a cualquier alcalde que haya querido hacerlo. No solo hay que hacer el trabajo técnico con los cambios, sino además hacer estudios de factibilidad, someter los cambios a consulta ciudadana, conseguir además la aprobación del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, hacer una Evaluación Ambiental Estratégica, y otros trámites. Es bueno que se requieran estos requisitos, porque de lo contrario abundaría el arbitrio y ni los ciudadanos ni las empresas podrían vivir e invertir con tranquilidad.

El MOP, sin embargo, pasa por encima de todo esto cuando quiere hacer autopistas. Simplemente emite un Decreto Supremo y ya. Y si se le ocurre cambiar el trazado, emite otro nuevo Decreto Supremo y listo. Despotismo y arbitrio en su mayor expresión.

El caso de la Costanera Norte, la primera autopista que licitó el MOP, es muy ilustrativo al respecto:

  • Mediante el Decreto Supremo #45 del 30 de enero de 1998, estableció el trazado de la autopista, pese a que falsamente había aseverado reiteradamente que la vía ya existía en los planes reguladores desde los años 60.
  • Mediante el Decreto Supremo #2053 del 30 de octubre de 1998, es decir 9 meses después que el anterior, y después de haber obtenido la autorización ambiental, modificó el trazado por otro.
  • Tan solo días después de haber licitado la autopista, mediante Decreto Supremo #4050 del 30 de diciembre de 1999, volvió a cambiar el trazado.
  • Mediante Decreto Supremo #1513 del 7 de febrero de 2002, otra vez cambió el trazado.
  • Mediante Decreto Supremo #1403 del 19 de enero de 2004, amplió el trazado de la autopista.

¡Cinco veces cambió el trazado de la autopista! Y gratis. Sin trámites, sin consulta ciudadana, sin nada. Un papelito firmado y ya está. El Plano Regulador de tu comuna no vale nada para el MOP. Incluso habiendo licitado ya la autopista, cuando parecería que por fin las cosas están definidas, tampoco hay paz mental: basta que el MOP quiera cambiar el trazado para que lo haga.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License